miércoles, 31 de marzo de 2010

Un poquito de Schávelzon

Daniel Schávelzon es arquitecto y se dedica a la arqueología urbana en Buenos Aires. Gracias a su trabajo, miles de objetos que retratan las costumbres de épocas pasadas fueron recuperados. Qué bueno sería tener un Schávelzon en Mar del Plata, pero mientras tanto, sacamos un par de párrafos de la entrevista que le diera el domingo al suplemento Radar de Página/12.
"Hoy, salvando las distancias, con las inundaciones (N.del R.: en Buenos
Aires) volvemos a padecer una crisis estructural de ese tipo. Ya no se soluciona con parches, con caños diez centímetros más anchos: cometimos una serie de errores tan grandes que desembocamos en un estado de situación irreversible: hay que empezar de vuelta. Y hay un círculo vicioso: el que tiene que resolver el problema es el que lo genera, el propio gobierno, que permite que se siga edificando sobre la franja costera."

Y es muy claro cuando habla de lo que muchos denominan "progreso":
"Yo creo que hay una vieja tradición argentina de concepción de progreso, de que todo lo que es pasado es retrógrado y conservador: eso, evidentemente, no es cierto, y es una de las causas por las que seguimos en el subdesarrollo –argumenta–. Y creo, por otro lado, que la comunidad científica y académica no toma las decisiones necesarias para impulsar este tipo de acciones."
Claro, seguramente Schávelzon es un ignorante que no se informa.

lunes, 29 de marzo de 2010

También en El Retrato de Hoy:

Hagan click sobre el título y vean la nota de hoy en El retrato.

Una ideíta de acá cerca, en ADN Empresario

El sitio sobre actualidad de las empresas marplatenses publicó una idea a tener en cuenta respecto a las torres y que puede interesarle a los comerciantes de la zona. Hagan click sobre el título.

domingo, 28 de marzo de 2010

La revolución productiva (2)

Dijimos que era curiosa la forma en que se reactivó la construcción desde la presentación de la ordenanza de Rizzi. Esto que se está construyendo estuvo parado en varias etapas desde hace poco mas de un año. Está en Sicilia 1670, o sea, dentro del barrio, y en las últimas semanas volvió a trabajarse allí. Todas esas maderas de arriba son nuevas, y van por el tercer piso. Son patéticos esos balcones con la vista tan obligada hacia el mar (que está hacia la izquierda de la foto). A la derecha, puede verse parte del garage de una típica casita del barrio, que está sufriendo la construcción y por cuyo tejado caminan obreros. A la izquierda, para quienes nos tildan de no querer el progreso hay un hermoso duplex estrenado hace un par de años, que este verano no pudo alquilarse. Después hablan de "respetar las inversiones". Hay un cartel con los nombres de los arquitectos, donde obtuvieron sus diplomas, donde tienen el estudio, que tintura de pelo usan, etc. Está la dirección escrita en forma manuscrita sobre uno de los carteles publicitarios que cubren el frente, vaya y pase. Hay otro cartel con el nombre de una constructora Guairá, pero...¿y el número de expediente, muchachos? ¿no estarán trabajando sin los planos aprobados, no?

Siesta

Domingo a la tarde, calorcito, asadito y...¿saben qué? ¡Me dormí! Y tuve una pesadilla! Soñé que había una empresa importante del rubro de la construcción que planeaba hacer una torre en un barrio tranquilo. Claro, los trámites, las aprobaciones, todo eso es un engorro. El pobre arquitecto contratado iba a tener que andar de oficina municipal en oficina municipal, llevar papeles, sellos, volver si algo no estaba bien. Consultar con colegas sobre cómo se hace tal o cual trámite. Mientras tanto, la obra se iba a retrasar y todos sabemos que "Time is money". Hasta que los dueños de la empresa tenían una idea: "¿-Y si contratamos un arquitecto que, a la vez es arquitecto de la Municipalidad y nos "facilita" las cosas?-" Me desperté sobresaltado. Menos mal que sólo era un sueño...

sábado, 27 de marzo de 2010

Mogotes libre de torres en Facebook

Si clickean sobre el título del post, serán derivados al grupo de Facebook No a los edificios torre en Punta Mogotes, Mar del Plata!, que despacito y sin hacer mucho ruido ya cuenta con 171 miembros al 27 de marzo. A los que no están entre estos 171, súmense si lo desean y a los que ya adhirieron, muchas gracias por estar ahí. De verdad.

viernes, 26 de marzo de 2010

El Atlántico publicó nuestro proyecto!

Vean este link a la página de El Atlántico:
http://www.diarioelatlantico.com/diario/2010/03/26/10016-vecinos-de-punta-mogotes-presentan-proyecto-alternativo-en-el-concejo.html , donde además se armó un jugoso debate entre lectores y gente que cree saber...

Em-predadores inmobiliarios, por el Arq. Eduardo Layús

Los últimos datos geológicos revelan que los primeros Homo sapiens -humanos anatómica y culturalmente modernos- deambularon hace 195.000 años por lo que hoy se conoce como África, luego se expandieron por el mundo y llegaron hasta América hace unos 20 mil años.
En los cercanos últimos años, un nuevo grado en la evolución de la especie humana se está produciendo y comienza a deambular por nuestras tierras, se lo conoce como: el “Empredador inmobiliario”.
Pariente cercano al Operador inmobiliario, tiene su origen en el Emprendedor privado que se desarrolló con el cambio climático de la década de los ’80-’90; la del fin de la historia, que trajo el post-conservadurismo, más conocido como neoliberalismo.
Lleva en sus genes un mitocondrio raro, observable sólo en el predador compulsivo, el que mata, no para subsistir, sino para destruir.
La apariencia del Empredador inmobiliario es similar a la del resto de los mortales, pero algunos de sus congéneres suelen mimetizarse para ocupar diferentes roles que le permiten transformarse: funcionario de gobierno, representante de instituciones sociales -o ambas simultáneamente- funciones desde las cuales posibilita que las presas no descubran su presencia hasta que es demasiado tarde.
El Empredador inmobiliario se desarrolla merced a los beneficios que el Estado mercadotécnico le va brindando. Lo de “merced” alude -no por casualidad- a las coloniales Mercedes reales, que también se han reciclado en esta evolución genética y que tiene como mecenas, no al Rey extranjero, sino al Príncipe de turno.
No es la primera vez que Mar del Plata muda de ropa; lo hizo en democracia y en otras.
Nada es permanente, nuestra historia no es la misma.
Los tiempos están cambiando, pero la metodología utilizada es la misma: urbanismo ex post. Es falso que haya planeamiento o gestión urbana, lo que hay -y permanece desde hace tiempo- es el diseño urbano a partir de la presión económico-financiera de los empredadores inmobiliarios, organizados en lobbys para influir en las decisiones del poder ejecutivo o legislativo en favor de sus intereses.Hoy la ciudad está mutando sin darnos cuenta y cuando lo hagamos será demasiado tarde.
El paisaje urbano se está modificando y no como resultado del envejecimiento natural y biológico de los edificios, sino por el uso de la piqueta de esta especie que convive con el resto de los homínidos.Comienzan a aparecer banderas de remates de muebles y materiales, primer escalón, luego de la compra de chalet tradicionales, para luego demolerlos y reciclarlos como locales comerciales y forma parte de la política que facilita la construcción indiscriminada de edificios y la transformación de los barrios más codiciados. Se está modificando la arquitectura de la ciudad, se está alterando la forma de vida, se está degradando el ambiente y la falsa conciencia nos hace creer que es para bien.
Conviene que cuestionemos esta etapa histórica y nos preguntemos, por ejemplo:
¿Para cuántos habitantes/vehículos está preparada la infraestructura de la ciudad?
¿El objetivo de la ciudad es ser generadora de renta y riqueza para unos pocos?
Recordemos algo de nuestro pasado más reciente.
En 1938 se demolió la antigua Rambla Bristol para poder construir el actual complejo Casino - Hotel Provincial tras la demanda y presión de los capitalistas del juego sobre el gobierno de turno.
Para el sistema de concesiones de obra pública, la municipalidad se referencia en el Decreto ley provincial 9645 del año 1980.
En la etapa denominada de 2° Reforma del Estado, se planteó la reducción del gasto público, con transferencias de recursos, privatizaciones, flexibilización laboral y el desmantelamiento de los organismos de control, a partir de la Ley Dromi, apoyado en las leyes de Emergencia administrativa financiera y económica.
En 1991, para favorecer este proceso y habilitar las denominadas Iniciativas Privadas, la municipalidad sancionó la Ordenanza 8366.
En 1992 se entregó en concesión el anfiteatro natural playa “Las Toscas”, para las fiestas de la ciudad -oficiales y particulares- para que lo administrara comercial y artísticamente la empresa privada Hermitage SA.
En 1994 el 60 % los marplatenses se expresó a favor de la municipalización del complejo Casino-Provincial, pero la gobernación aprobó una iniciativa privada para mejorarlo, con aportes económicos estatales que alguna vez serían devueltos luego de muchos años de explotación. Los retrasos en la preparación de los pliegos de licitación para los balnearios de la Bristol y Popular, bajo la consigna del estudio de un plan de desarrollo turístico y de marketing para la ciudad, confirmaron las sospechas sobre la posibilidad de la monopolización de esta concesión.
El artículo 37 de la Constitución Provincial, reformada en 1994 “no admite la privatización o concesión de la banca estatal a través de ninguna forma jurídica”, sin embargo se eludió la ley con la instalación de las máquinas tragamonedas privadas.
En mayo de 1997, la firma Hermitage SA presentó una Iniciativa Privada consistente en la construcción de estacionamiento bajo nivel para 256 vehículos, en el sector de los balnearios 1, 2, 3 y 4 de la playa Bristol, propiedad de la Provincia de Bs. As.
En setiembre de 1998, la firma Hermitage SA solicitó a la Municipalidad, la evaluación para ampliar el complejo del Hotel y transformarlo en 5 estrellas, para lo cual, el único impedimento que tenía era la falta de estacionamientos. Proyectaba 326 habitaciones y tenía 32 módulos de estacionamiento en lugar de los 163 requeridos.
En enero de 1999 el Director de Ordenamiento Territorial, sugirió aceptar la propuesta (Iniciativa Privada y Ampliación). En febrero de 1999 lo hizo el Intendente Blas Aprile.
En marzo de 1999 el HCD sancionó las Ordenanzas respectivas. Todo ello bajo el marco de transformar a Mar del Plata en “Centro Turístico de Nivel Internacional”. Como dato adicional, se lo eximió del pago de tasas municipales y se fijó un canon de explotación de $ 5.000,- por año (hoy $ 25.000,-).
En diciembre de 1998 desalojaron judicialmente al concesionario del Hotel Provincial Guido Spano, después de casi un año de litigio.
En julio de 2008, luego licitaciones declaradas desiertas, el gobernador Daniel Scioli le entregó las llaves de la concesión del Hotel Provincial a Florencio Aldrey Iglesias, titular de la firma Hotelera del Mar SA.
A fines de 2008 se realizó la final de la Copa Davis, el gobierno provincial reparó las veredas del Provincial y le instaló una Central telefónica multifuncional.
Recorriendo esta zona nos daremos cuenta cuál fue el objetivo de aquellos empredadores inmobiliarios: revalorizar los espacios públicos o sólo apropiarse de ellos para hacer otros negocios.
Vale la pena recorrer el listado de funcionarios, Concejales y actores en cada turno. ¿Nos sorprendería saber que muchos de Ellos se mantienen aún en funciones?
El riesgo que afrontamos ahora es que la mutación en la ciudad comienza a extinguir otras especies y tiene progresión geométrica si no hacemos algo para detenerlo.
La protección del patrimonio ambiental, urbano-arquitectónico, no es un tema exclusivo de especialistas, sino que nos involucra como vecinos en este proceso de construcción de ciudadanía, defendiendo derechos de tercera y cuarta generación.
La normativa municipal es el botín de guerra del Empredador inmobiliario, ya que ésta y la aprobación de excepciones a los códigos le facilita y legaliza el saqueo y despojo del patrimonio.
¿Cuántas veces el Empredador inmobiliario ha dicho aquello de “hay que suspender el Capítulo V (Usos de suelo) y modificar el COT para facilitar la llegada de inversiones de capital”?
No alcanza con poner alturas máximas ya que el paisaje urbano se compone de muchos otros indicadores urbanísticos, naturales, físicos, culturales y simbólicos.
La opinión de los vecinos está siendo condicionada por los cantos de las Sirenas, tal como los padeció Ulises en su viaje de regreso a Itaca.
¿Necesitaremos que la maga Circe nos haga tapar los oídos con cera?
El desarrollo de shopping a cielo abierto, como el que se creó en la zona de la calle Güemes; el traslado del Museo de Arte contemporáneo desde la ex Estación Sur hacia la Canchita de los bomberos en el barrio Parque Luro; el proyecto de desarrollo de la Escollera Norte, el traslado de los boliches de la calle Alem (¿a Punta Mogotes?) el cambio de los indicadores urbanísticos en estas zonas, para construir torres, favorece sólo y únicamente a los Empredadores inmobiliarios.Se presentan como propuestas e intervenciones inocentes en la ciudad, sin aparente conexión ni relación unas con otras, pero que tienen mucho que ver con la irrupción de las Iniciativas privadas de la década de los ’90 que favoreció la apropiación del espacio público en la costa marplatense y que comenzó -según mi hipótesis- con la privatización del Paseo las Toscas que luego se transformó y se nombró como Paseo Hermitage.
¿De quién (quiénes) fue la decisión de trasladar el Museo de arte contemporáneo desde el predio de la ex Estación sur de Alberti y Sarmiento a su nuevo destino en la “Placita de los bomberos” en el barrio Parque Luro?
¿La razón fue liberar la zona para instalar un shopping internacional, hipermercado o tiendas ancla, violando la Ley Provincial 12573 de Grandes superficies comerciales?
Asumamos con sentido de pertenencia la soberanía sobre el patrimonio urbano, histórico y social de la ciudad, que es mucho más amplio que un edificio aislado.
Prestemos atención a la apropiación del patrimonio y de los espacios públicos por parte de intereses privados, que avanzan poco a poco y casi sin darnos cuenta y que se ve favorecido por la pérdida de valores y por los negocios de gobierno.
Pensemos con nuestra propia cabeza y exijamos a los gobernantes que no malgasten nuestros recursos, que con la excusa de mejorar la ciudad, hacer obras, etc. se sigue construyendo no para los marplatenses sino para otros. Hagamos memoria.
Si se resuelve que el complejo ex Estación Sur sea privatizado-concesionado (aunque invito a que hagamos todos los esfuerzos para impedirlo), propongo que el precio lo asuman los beneficiarios y paguen por ello.
Está verificado que no sirve de nada que paguen un canon de explotación (como algunos dicen por ahí, $ 900.000 por año), sino que deben pagar el valor de la tierra y el casco histórico (real, simbólico y potencial), o sea unos cuantos millones de dólares. El municipio deberá fijar indicadores urbanísticos estrictos y de preservación patrimonial para todo el barrio.
A su vez, el aumento de la renta diferencial de los inmuebles vecinos -que ya están comprando algunos “empredadores inmobiliarios”- la debe recuperar el Estado, a través de un impuesto a la plusvalía urbana, y con ella realizar obras prioritarias -de demanda histórica- en los barrios de la periferia -de los que poco se habla- definidas y controladas por sus vecinos
La modernidad se erige como algo sólido; funde todas las esferas de la vida; impulsa el desarrollo y el cambio permanente; genera dinámicas de mercado y amplía los horizontes del progreso mediante transacciones de capital, trabajo, mercado y cultura; crea las bases en el Estado, modificando la política y las relaciones del poder.
Pero la realidad moderna es una totalidad en donde todo se disgrega, lo sólido se desvanece dada la debilidad con que se encuentra cohesionada.
¿Dónde va a quedar nuestro mundo cotidiano cuando el paisaje urbano sea destruido por los empredadores inmobiliarios?
Podrán vencer -tal vez- porque tiene más fuerza de la que necesitan, pero no convencerán; porque para convencer tienen que persuadir y para persuadir necesitan justo lo que les falta: la razón y el derecho.

Mar del Plata, marzo de 2010.

EDUARDO JOAQUÍN LAYÚS
Arquitecto-Vecinalista

eduardolayus@speedy.com.ar

La revolución productiva


Es notable cómo se reactivó la construcción en Punta Mogotes desde que se presentó la ordenanza de Rizzi. Aquí vemos una construcción que se comenzó en julio o agosto del año pasado, a cargo de una empresa NESSA, y que luego, siendo aún un esqueleto, se abandonó. Se quitó el cartel de la empresa, pero no el correspondiente a la arquitecta. Está en Martínez de Hoz al 1500, entre Vernet y Cervantes Saavedra. Para que se ubiquen, sobre la esquina de Vernet, está el famoso Canastero de la Costa.
Una vez abandonada la obra, tapiaron todo con carteles publicitarios y allí quedó. Pero hace cerca de un mes, una nueva empresa, REALE, se hizo cargo del proyecto, conservando a la arquitecta. Por el frente a Martinez de Hoz no se ve ningún tipo de trabajo, Los carteles publicitarios siguen en su lugar y se intenta que no parezca que están trabajando, pero por su sector trasero, sobre la calle Rosales, están trabajando muy duro.
Observen ese camión, que es de la empresa Landa, descargando ladrillos. También hay bolsas de arena en el techo. El problema no es que estén construyendo. El tema es que no sabemos qué están construyendo, ni tampoco exhiben el reglamentario número de expediente ni la dirección de la obra. Todo parece indicar que es una obra no autorizada más.
Observen esta foto tomada la semana pasada, en la que el camión de Landa directamente ocupa el espacio público, ese que el concejal Rizzi dice que está tan deteriorado, para descargar ladrillos, obstruyendo el paso de transeúntes, deteriorando más la vereda y exponiendo al peligro a quienes esperaban el colectivo en la parada que está a corta distancia de allí. Habría que preguntarse con qué autoridad pública se recurre a la ocupación del espacio de todos para llevar a cabo una obra privada, un negocio privado ¿O es acaso el capataz el que desvía el tránsito? ¿Qué ocurría si había un accidente con algún peatón? ¿A quién se le podía reclamar, en tanto la obra no está autorizada? ¿Hola? ¿Con Dirección de Obras Civiles? ¿Hola!? No contestan...

Repercusión del proyecto en PuntoNoticias

Vean este link: http://www.puntonoticias.com/noticias.php?idArt=3253

jueves, 25 de marzo de 2010

Presentamos el proyecto de ordenanza Punta Mogotes, Pulmón verde y cultural de la ciudad!


Como alternativa al de Rizzi, hoy presentamos ante el Honorable Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que denominamos Punta Mogotes, Pulmón verde y Cultural de la Ciudad y que creemos da al barrio mejores respuestas de las que propone el concejal de la UCR. La ordenanza propone dos cosas básicas que se complementan. Una es que se declare al área comprendida por las calles Vértiz, Avenida de los Trabajadores (ex M. de Hoz), Avenida Mario Bravo y Avenida Edison, Area protegida de interés turístico-ecológico-patrimonial., en tanto está indisolublemente ligada a la Reserva Natural Puerto y en la que el código de ordenamiento territorial (COT) no pueda variarse a como es ahora, a excepción de que sea para disminuir las alturas máximas permitidas, no permitiéndose construir edificaciones de mas de 18 metros en la costa. Se fomentará la construcción de los llamados "chalets marplatenses" en detrimento de otras construcciones. Pero al mismo tiempo, se utilizan las exenciones impositivas que se están tratando en el HCD para permitir crear en toda la costa, desde la calle Vértiz hasta la calle Mario Bravo, emprendimientos culturales de todo tipo, en lo que denominamos Polo Cultural Punta Mogotes, por ejemplo: Museos, Colegios, Escuelas, Universidades, Teatros, Cines, Bibliotecas, Centros culturales, Salas de exposición, etc. Además de salas de salud y establecimientos gastronómicos sin actividad bailable. ¿Qué les parece, no es mejor la cultura que esas torres? Ahora a apoyar la ordenanza. Próximamente publicaremos el número de ordenanza y en qué comisión está para escribir y hacer fuerza por ella.

El cono de sombra, hoy:

Como si fuera el Riesgo País, como el dólar en otros tiempos, cada tanto medimos la longitud del cono de sombra que proyectaría un edificio de 40 metros de altura y que, dentro de lo que propone el proyecto de Rizzi sería una construcción módica. ¿Saben cuál era la longitud de la sombra hoy, 25 de marzo a las 8 de la mañana? 172 metros. Hacia dentro del barrio, hacia su casa en la costa y hasta casi dos cuadras hacia atrás, siempre y cuando nuestras cuadras midan cien metros, pero nos parece que miden un poco menos. Es decir, esa idea de que el que tiene una casa en la costa axiomáticamente sabe que le puede pasar esto, de por sí es un poco vil, pero ¿qué culpa tiene el que tiene una casa a casi dos cuadras de la costa? ¿no es demasiado?

martes, 23 de marzo de 2010

¡Muy buena noticia: Ya actúa la Defensoría del Pueblo!

Nos dirigimos a la Defensoría del Pueblo por el tema de las torres, para consultar si se podía hacer algo o si cabía hacer algo. Presentamos la ordenanza de Rizzi y el tema de las construcciones por excepción. Al cabo de unas horas nos respondieron que tomaron conocimiento del tema y abrieron una actuación al respecto, que lleva el número 3750. A medida que el tema avance me van a tener actualizado y a la vez lo publicaremos en Mogotes libre de torres. A continuación, el texto de la denuncia ante la Defensoría del Pueblo. Por supuesto que le agradecemos mucho a esta institución la celeridad de la atención.
"Quisiera averiguar si se puede hacer algo con dos temas muy relacionados entre sí: vivo en Punta Mogotes y hay una proyecto de ordenanza presentado ante el HCD por el Cjal. Rizzi que permitiría la construcción a lo largo de la costa sobre la Av. M. de Hoz, desde la calle Vértiz hasta la calle Castro Barros, de edificios torre. El proyecto utiliza una redacción muy tramposa que establece la dudosa medida de "pisos" a construir en lugar de "metros" y no reconoce como pisos a los destinados a espacios comunes y cocheras. Es decir, que, a los doce pisos que habilitaría la ordenanza, se le sumarían los correspondientes a pileta, quincho, lavadero, cocheras, etc. con lo cual la altura a construir sería mucho más. Por otra parte, el ítem donde se limita la altura de los "pisos" a tres metros podría interpretarse que regiría sólo para uno de los tipos de construcciones a autorizar, dado que esta restricción se encuentra en un item llamado "Nota" que pareciera acotar sólo al párrafo que corresponde a los edificios llamados "de perímetro libre", y podría interpretarse que no acota a los párrafos que describen los edificios de construcción "entre medianeras" y "de semiperímetro libre", o al menos podría interpretarse así. De modo que en los otros tipos se pueda construir un nuevo tipo de departamento que existe actualmente, que es el que tiene dos niveles comunicados internamente mediante una escalera. Es decir, seis pisos -sin limitación en altura de los mismos-ocuparían una altura equivalente a doce. El cono de sombra arruinaría las virtudes de las casas aledañas durante la mañana y la consiguiente pérdida de intimidad en esas casas y la identidad característica del barrio, el valor de estas propiedades, además de no determinarse cómo va a responder la infraestructura del barrio en cuanto a servicios de agua, gas, cloacas, electricidad, pavimentos, etc. Hay que reconocer que en la zona hay algunos edificios de seis o siete pisos que, si bien molestan con su sombra, están habilitados en forma irregular y no son tantos ni tan altos como permitiría la ordenanza, y que aún permiten que las casas que quedan dentro de estas sombras, salgan de éstas en algún momento. Muy diferente es lo que establece la ordenanza Rizzi, que determinaría una pared de unos 50 metros de altura por 1 kilómetro de largo que establecerían la sombra plena por horas. Por otra parte, las sombras caerían durante la tarde sobre las lagunas, declaradas área protegida por ordenanza nº11038/97. Los defensores del proyecto, lobbistas de la construcción de la ciudad sostienen que las sombras no llegarán a las playas y así dan por salvada toda dificultad de estas construcciones. Seguramente las sombras hoy no van a llegar a las playas, pero no podemos asegurar, dada la erosión marina, cuánto se va a retraer la línea costera de aquí a diez o veinte años. Mi primera consulta es qué se puede hacer al respecto, si se puede trabar el tratamiento o establecer algún tipo de consulta popular, de decisión vecinal o enmendar en el proyecto estas ambigüedades. El segundo ítem es que, por medio de ordenanza- excepción nº 19542 firmada por PULTI-CASTORINA-ARTIME, se autorizó a un constructor a tomar el retiro obligatorio de frente del terreno triangular de M.de Hoz esquina Sicilia, que de otra manera, dada las escasas medidas del mismo, haría allí imposible la construcción. El constructor planea edificar "diez pisos mas los premios" (sic) frente al mar. Mi consulta es si se puede parar esto, o al menos, hacerlo llegar a los actuales planos límites, en tanto estoy en conocimiento de la intervención de la defensoría en el edificio de Strobel y la Costa. La Sociedad de Fomento de Punta Mogotes está movilizada, pero ni siquiera cuenta con una computadora para conectarse a internet e intentar la información que la Municipalidad no suministra acabadamente, o informa a posteriori, o finge un enojo que desencadena en la misma desinformación. Por eso es que como vecino alerta estoy procurando nuevas alternativas a este problema. Pueden colectar mas datos en el blog que hicimos al respecto: www.mogoteslibredetorres.blogspot.com . Agradezco mucho la atención y me mantengo a la espera de una respuesta. Adjunto el proyecto del Concejal Rizzi. Muchas gracias."

domingo, 21 de marzo de 2010

¿La próxima víctima?


No se si quedó claro, pero en el triangulito de Martinez de Hoz y Sicilia, se van a construir, según el arquitecto, "doce pisos mas los premios", gracias a una excepción municipal, firmada por el Intendente Pulti, Marcelo Artime y José Luis Castorina, una especie de DNU que le permite al constructor ocupar el retiro de frente (esa distancia que cualquier mortal debe dejar entre la vereda y la edificación propiamente dicha)con su construcción. Ahora se dice que la próxima víctima sería el Hotel Costa Mogotes, ubicado en Martínez de Hoz esquina Lebensohn, con frente también sobre la calle Acevedo, y que lleva abandonado un par de años, excepto las veces que fue abierto para alojar a chicos que venían a los torneos Evita o similares. Aquí ya se pasaría a otro nivel, porque se trataría de la demolición de un edificio tradicional del barrio. Bien, allí se haría una torre, seguramente por excepción, si antes no sale la ordenanza de Rizzi. Vean bien la edificación e imagínenla reciclada. ¿No quedaría allí muy bien la escuela secundaria para la que hace unos meses la Dirección General de Escuelas de la Provincia andaba buscando espacio? O una sala de salud, o la misma Escuela 14, y muchas cosas más, conservando un edificio característico y de una arquitectura nada invasiva. Y todo se podría hacer si la Municipalidad utilizara nuestros impuestos para expropiar el edificio al valor fiscal, en lugar de incrementar cada vez más la nómina municipal. Porque ya que hay que hacer excepciones, éstas podrían ser en beneficio de la comunidad toda. Si hasta no molestaría un edificio privado de tres pisos, cuyos departamentos sobre dos de sus fachadas tengan vista al mar, haciendo ganar al barrio un edificio conservado y mucho mas pintoresco que una torre. No se olviden que la primera parte de Puerto Madero son edificios reciclados ¿Y si hacemos fuerza para que se cumplan nuestros sueños?

Mas repercusiones en la prensa:

Vean estos links:

http://www.noticiasyprotagonistas.com/noticias/24261-afinando-la-punta/

http://www.puntonoticias.com/noticias.php?idArt=3167


Muchas gracias a Noticias & Protagonistas y a www.puntonoticias.com

sábado, 20 de marzo de 2010

¿Y cómo nos quejamos?

Somos ciudadanos ¿verdad? mal o bien los votamos. Entonces ejerzamos nuestro derecho a la queja para que ellos también puedan ejercer su derecho a reflexionar y rectificarse. Voy a dejar aquí algunas direcciones de quienes están en condiciones de aprobar el proyecto de las torres, para que les podamos escribir, por vía postal o electrónica y hacerles saber nuestro descontento. Si no, no se queje si no se queja.
Dirección postal: Cualquier concejal, incluso el presidente del cuerpo tiene como dirección postal la siguiente:
H. Yrigoyen 1627
Palacio Municipal. 2ºPiso-Ala izquierda
B7600DOM Mar del Plata


Direcciones electrónicas:

La página del Honorable Concejo Deliberante de nuestro partido es: www.concejomdp.gov.ar. Allí se pueden obtener los mails de todos los concejales, pero aquí vamos a dar los correspondientes a aquellos que pueden decidir mas de cerca sobre el proyecto de las torres. Anoten:
Marcelo Artime: martime@concejomdp.gov.ar ó presidencia@concejomdp.gov.ar
Concejal Fernando Rizzi: frizzi@concejomdp.gov.ar
A los que integran la Comisión de Obras:
Concejal Vilma Baragiola: vbaragiola@concejomdp.gov.ar
Concejal Carlos Katz: ckatz@concejomdp.gov.ar
Concejal Diego Monti: dmonti@concejomdp.gov.ar
Concejal Leandro Laserna: llaserna@concejomdp.gov.ar
Concejal Claudia Rodriguez: crodriguez@concejomdp.gov.ar
Concejal Marcela Amenabar: mamenabar@concejomdp.gov.ar
Concejal Gerardo Cirese: gcirese@concejomdp.gov.ar
Concejal Nicolás Maiorano: nmaiorano@concejomdp.gov.ar
Concejal Verónica Beresiarte: vberesiarte@concejomdp.gov.ar
Al presidente de la Comisión de Medio Ambiente,
Concejal Guillermo Schutrümpf: gschutrumpf@concejomdp.gov.ar
Y a la Presidenta de la comisión de Derechos Humanos:
Concejal Leticia González: lgonzalez@concejomdp.gov.ar
Sino, tal vez el Secretario de Planeamiento Urbano se mueva:
Secretario José Luis Castorina: jcastorina@mardelplata.gov.ar
O a la Defensora del Pueblo, Beatriz Arza:
aarza@defensoriadelpueblo.mdp.gov.ar ó
info@defensoriadelpueblo.mdp.gov.ar
Si aún así nadie responde, prueben con el siguiente:
gpulti@mardelplata.gov.ar Tal vez al Intendente Pulti le interese.

Cazador de Noticias: Casi el 75% rechaza las torres.

Vean este link: http://www.cazadordenoticias.com.ar/secciones/locales/19/03/2010/nota/00023437/ Bajo el título Vecinos de la ciudad se niegan al cambio urbanístico de la Bahía de Punta Mogotes, el sitio Cazador de Noticias realizó una encuesta durante los últimos días que reflejó que el 73,6 por ciento de los lectores está en desacuerdo con la implementación de una nueva normativa que permita la construcción de edificios de hasta doce pisos en la zona.
En tanto, sobre un total de 582 votos, sólo 112 fueron a favor, lo que representa un 19,2 %. En tanto unas 42 personas (7,2 por ciento) reconocieron que no les interesaba la problemática.

miércoles, 17 de marzo de 2010

¿Doce pisos?


Hace tiempo que todos nos preguntamos qué corno van a hacer en el mísero triangulito de Sicilia, Cabrera y Martínez de Hoz, a cargo de la empresa Conatus, que pone muchos logotipos, pero no figura en la guía telefónica. En otra nota mostramos que el "triangulito" se inunda y al día de hoy continúa inundado. El arquitecto que figura en el cartel es un tal Luis Otero, y es a quien corresponde la dirección de la calle Catamarca 2167 que consta en el cartel, ya que, como dijimos, la empresa no existe en la guía. Bien, en estas cosas se juega todo el tiempo con la desinformación, la cual hace que tendamos a creer cualquier cosa y que al mismo tiempo se imponga la idea de que nada puede hacerse. La versión que circula -no confirmada, y tenemos que ser prudentes al respecto- nos dice que allí se construirían doce pisos. Si bien es cierto que el espacio nos parece exiguo para tal emprendimiento, también es cierto que para los constructores no hay ética, y bien podrían construir con un gran alero que por lo alto llegue a la línea imaginaria del cordón en 90 grados hacia arriba, apropiándose de valiosísimos metros cuadrados. Otras versiones sostienen que se trataría de "apenas" ocho pisos. Ahora bien, el cartel figura con un número de expediente 2230-2-2009,suministrado por la Municipalidad el año pasado. Y si la Municipalidad autorizó una edificación que a la fecha no está respaldada por la legislación vigente, o nuestra versión es errada, o alguien en la Municipalidad tiene la bola de cristal y da por seguro que la ordenanza de Rizzi va a ser aprobada. En ese caso, alguien en la Municipalidad tendrá que rendir cuentas. ¿Habrá sido Castorina? ULTIMO MOMENTO: Por excepción firmada por Pulti-Castorina-Artime, se habilitó allí la construcción de mas de diez pisos, al permitirle al constructor ocupar el retiro de frente.

Rafael Orestes Donsini

Rafael Orestes Donsini, perdón, Miguel Angel Donsini, es el titular del Colegio de Martilleros. Tiene una inmobiliaria en Punta Mogotes hace muchos años, allí en Sicilia esquina Cabrera y estaría bueno que recordemos su nombre si se aprueba esta locura de las torres. Fue el primer presidente del Colegio de Martilleros en serlo por dos mandatos consecutivos, allá por el ’94, épocas de reelecciones bien vistas. Luego dejó el colegio (de martilleros) y se fue ¿adónde? Si! Al Plan estratégico! De esa época en la secta trajo este amor por las torres que exhibe en esta nota, con una dialéctica,
un tono que recuerda mucho al Rafael Orestes Porelorti de Fernando Peña o a Fidel Pintos con su sanata. Habló en “Exijo una explicación”, el programa de Pablo Vasco en Radio Residencias sobre las elecciones en el Colegio y su candidatura. Diego Levín aprovechó para preguntarle por las torres, y arreció el disparate. Los comentarios entre paréntesis son míos. Noten que prácticamente no hace referencia a la gente que vive en el barrio y cómo le van a arruinar la vida.

Diego Levín: “-Siempre hay algunos temas que surgen e involucran tanto a ustedes como a otros actores también, que tienen relación con la construcción, con el rubro inmobiliario y demás, que es, por ejemplo, esta cuestión del desarrollo inmobiliario de las torres en las zonas de la costa ¿no? Que es algo que siempre genera controversias porque por un lado está el interés de quienes construyen y ven en esto una oportunidad para el desarrollo inmobiliario y desarrollo comercial. Por otro lado, también, el interés de quienes quieren preservar esa zona, tal vez con otra estética ¿no? y sin obstruir la vista al mar ¿ustedes cómo ven esto, hay intereses que uno podría nombrar como…-“

Miguel Angel Donsini: (Interrumpiendo) “-Bueno, nosotros hemos tomado una posición muy clara. Sabemos que hay reglas en la ciudad, que lo más importante de todo son los conos de sombra. No nos olvidemos que Mar del Plata, yo no diría un 100%, pero un 30% de las entradas, son turismo, y algo que no es renovable es la arena ¿es cierto? Entonces hay que protegerla tanto de la pérdida de la misma como de los conos de sombra que puedan dar sobre ella. La densidad, que es muy importante en una ciudad, que es la cantidad de habitantes que puede haber por cada unidad o en cada zona, lo que va a permitir tener una lógica dentro de lo que son los servicios, tanto cloacales, pluviales, como de agua corriente y gas, y a través de esos dos elementos, yo creo que se puede. Hay zonas que realmente nosotros creemos que se puede hacer. La costa tiene un precio alto ¿cierto? y lo sabemos. Es una forma también de que la gente pueda llegar a tener una unidad frente al mar (Ya llegó la gente a tenerla, Donsini, y vos se la querés sacar) Tener un chalet en un sector de costa serían valores terribles, sería muy altos y para muy pocos. (Claro, entonces le ponés una torre al lado, le quitás el sol, las vistas y lo que era caro ahora es regalado) De la otra forma, la propiedad horizontal realmente fue lo que hizo que fuera más comunitario (Me conmueve, ahora emprendimientos millonarios son cuestiones socializantes) y que uno pudiera llegar. Nosotros creemos que hay zonas, tanto al Norte como al Sur de la ciudad, como también pensamos que está ya bastante dificultoso lo que es la zona del área de Playa Grande y Centro y es cierto que ya han tenido una sobresaturación, y bueno, esas zonas, creemos que son el futuro de la ciudad (claro, un señor que toda la vida vivió en el Centro, que manda a sus chicos a un colegio en el centro, que trabaja en el centro, como no consigue un departamento en el centro, se va a mudar a Punta Mogotes ¿no es una pavada?), como en todas partes del mundo, como usted lo tiene en París (empieza el delirio), en el cual se ha construido todo un sector moderno fuera de París (claro, moderno no es “sobre casas antiguas”), como en Brasil ¿es cierto?, con Barra de Tijuca (¿porqué siempre nos quieren hacer parecer a otras ciudades y acá ni siquiera recogen la basura?), que se fue construyendo fuera del área que ya se había agotado, céntrica, bueno, y esas zonas, pienso que tienen que ser, dejando los espacios suficientes, haciendo no torres, sino “nivel constructivo” (si, un “nivel constructivo” de doce pisos más cochera, pileta, quincho, etc, que se parece mucho a una torre). El problema en cuando usted apoya, como lo tiene en Mar del Plata, y usted lo puede ver, que se asoma desde la ventana, los edificios uno pegado al lado del otro: terrenos de diez por diez, medianera contra medianera, en el cual usted va a tener algunas unidades que son al exterior y las demás unidades que directamente son inhabitables, que fue en un momento de la década del ’60 en el cual se hacían lugares para dormir y no para vivir…-“ (En el proyecto de Rizzi estos edificios están admitidos)

Levín: “-Si, lo tenemos, por ejemplo, en la Av. Colón, ahí tenemos un claro ejemplo de esto, ¿no?-“ (Y donde se destruyeron las hermosas casas que allí había)

Donsini: “-Eeexacto!, entonces, usted tiene que premiar a aquel que le está dando, primero, terrenos amplios, espacios que no le cubran, o sea, lo que va a permitir también la visibilidad de este terreno al 100% ¿es cierto? pero cuando uno está comprando un terreno a 100 metros de la costa sabe que está teniendo, mientras está el terreno baldío, una vista parcial, nada más, la tiene provisoria, pero si dejar los espacios parquizados, el retiro de ambos costados…¿es cierto? y darle el premio a aquella persona que está invirtiendo (uy, uno más que quiere premiar al que tiene guita),< a aquel inversor que le está dando calidad constructiva a través de los espacios que está dejando (qué generoso, deja espacios!) que está dejando a los laterales, parquización (basta!, no rompas más con la parquización como virtud, que en el barrio es lo que sobra, mientras ustedes no la rompan), tomarse las plantas bajas libres…yo creo que hay que buscar nivel constructivo, hay que buscar nivel y calidad de vida ¿es cierto? (¿Qué querés decir, que mi casa no tiene nivel constructivo y que nadie en el barrio tiene nivel y calidad de vida, jetón!?) y eso va a hacer que puedan disfrutar los que están atrás (no están atrás, los dejaste atrás y les robaste eso que ahora vendés en tus departamentos), los que están en un piso y fundamentalmente, también aquellos que vamos paseando a veces por la costa y queremos ver cosas lindas y agradables…-“ (Mirá, si no te gusta el barrio donde tenés la inmobiliaria, mudate, que también tenés culpa en las casas que vendiste durante 45 años…)

Levín: “-También se está hablando mucho de la zona de Punta Mogotes ¿no? en el contexto de lo que está diciendo usted…-“

Donsini: “-Se está hablando de Punta Mogotes y se está hablando de la zona también de Camet, que es una zona que no tiene impacto (ah, ¿Mogotes sí tiene impacto?), que se está recuperando, por ahí tiene algún problema con las aguas que yo creo que ya lo van a ir solucionando con el nuevo emprendimiento que está haciendo Obras Sanitarias…-“

Levín: “-El emisario submarino…-“

Donsini: “”-Todo eso, creo que va a dar a Mar del Plata una ciudad moderna, que quiere seguir creciendo, se tiene que seguir aggiornando. Toda ciudad turística que realmente se considere una ciudad turística todos los años tiene que aparecer con novedades, renacer todos los años con algo diferente e ir ofertando cada vez mejor para poder tener permanentemente lo que queremos que el cliente que vuelva otra vez a la ciudad, pero que tenga siempre algo para enseñarle.
¿Saben qué quiere decir "aggiornar"? Dar la luz del día, que es precisamente lo que nos quieren sacar...

martes, 16 de marzo de 2010

¿Y nadie piensa en la Reserva?

Toda esa zona que está entre la Avenida Martínez de Hoz y los balnearios es, a ver si los concejales se enteran, parte de la Reserva Natural. Sin embargo, esta circunstancia no parece pesar a la hora de decidir arrojar sombra sobre ella con esas torres. Porque ya hemos probado en este blog que la sombra sí va a llegar a la Reserva. A continuación reproducimos un artículo de www.ecomardel.wordpress.com al respecto:



Reserva Natural del Puerto

Es el último eslabón de un sistema de lagunas y bañados costeros que antiguamente se extendía desde Punta Cantera hasta las playas de la Escollera Sur del Puerto local. Constituye un espacio verde de características muy particulares al tratarse de un ambiente silvestre rodeado por una ciudad. En pocas partes del mundo se tiene el privilegio de contar con un ecosistema , donde es posible encontrar especies de fauna silvestre en contacto directo con el medio urbano. Tan sólo la biodiversidad que alberga la transforma en un sitio digno de conservar y preservar. Se halla en el centro de una zona de gran actividad, tanto fabril como turística. El potencial del paisaje invita al reencuentro del hombre con la naturaleza.
Cuenta con aproximadamente 40 has. en jurisdicción del Partido de Gral. Pueyrredón en el predio ubicado al sur del Puerto de Mar del Plata (latitud 38 ° 01′ 02″ S, longitud 57° 38′ 00″ O).
A partir del año 1985, la Universidad Nacional de Mar del Plata, diversas organizaciones no gubernamentales y asociaciones vecinales, comenzaron a manifestarse a favor de la creación de una Reserva Natural en ese sector portuario marplatense. Con tal fin, en enero de 1987, se crea la Fundación Reserva Natural Puerto Mar del Plata , a quien la Administración General de Puertos le otorga ese mismo año la tenencia del predio.
En 1989 la MGP por resolución del Consejo Deliberante No. 247 declara el sitio de interés municipal, turístico y recreativo; y, el 18 de octubre de 1990 es declarada Reserva Natural por ordenanza Municipal Nº 7927.
Mas tarde, también se declararían como área protegida a las lagunas de Punta Mogotes por ordenanza Municipal No 11038/97.

lunes, 15 de marzo de 2010

¿Quién votó al Plan Estratégico?

Tal vez me perdí algo, pero no recuerdo si ocurrió, y en medio de tantas defensas a las torres apoyadas en lo que se delibera en el Plan Estratégico, esa especie de parlamento paralelo que decide por nosotros y tiene montones de tipos amantes de los dólares que quieren cumplirlo a rajatabla, bajo el lema: "Ciudadano, le vamos a cagar la vida, pero no podemos hacer nada, porque lo dice el Plan Estratégico" le pregunto, ciudadano: ¿Quién votó al Plan Estratégico?.

La sombra, ahí nomás

Tomo como ejemplo el edificio de Av. Martínez de Hoz 2145 no porque me provoque un especial fastidio. Pero es el mas alto sobre la costa, tiene 9 pisos. Más bien 8 pisos y una enorme saliente sobre la terraza que equivale a otro piso. Por supuesto, habría que ver cómo lo habilitaron. Pero ayer, a las 17:50, su sombra llegaba muy cerca de la laguna, como podemos ver en la foto
La sombra de edificios de ¿trece? ¿catorce? ¿quince? ¿veinte? pisos, vaya a saber cuántos pisos va a permitir finalmente la trampita de Rizzi, sin duda van a llegar a las lagunas, que fueron declaradas como área protegida por ordenanza Municipal Nº 11038/97. Así que todos aquellos que van allí durante todo el año a tomar mate, a pasar buenos momentos, o en el verano, porque la playa pública es cada vez más escasa, se tendrán que buscar otros lugares. Y en algún momento de la mañana, esa misma sombra da sobre las casas de atrás. Y la pregunta: ¿Hay que hacerles el favor a estos tipos que no son precisamente de una sociedad de beneficencia, de regalarles un espacio público más?

domingo, 14 de marzo de 2010

Un poco de ruido en Punto Noticias y en MdP Hoy.

Punto Noticias: http://puntonoticias.com/noticias.php?idArt=3059

mdp hoy: http://www.mdphoy.com/el-proyecto-sobre-las-torres-en-mogotes-17058/

Muchas Gracias!

Bipolar Coria

El pasado martes 9, en "Exijo una explicación" por Radio Residencias, La ex concejal Cristina Coria se mostró contrariada porque su proyecto de no cobrar la Tasa de Servicios Urbanos a las nuevas torres hasta que los departamentos sean vendidos a sus dueños definitivos intentó ser modificado en el recinto por Ambición Marplatense, que quiso tratar otro que otorga aún mas privilegios. Es decir, el debate se da en el campo de la magnitud de la excepción, no sobre si ésta es necesaria en un momento en que a todos nos están aumentando la TSU. Pero hacia el final de la nota, Cristina se manifiestó cuidadosa de la costa y de las sombras, aunque al final sostiene que está a favor de las ideas incluidas en el plan estratégico, que sostienen la construcción de torres en el sur...¿en qué quedamos, Cris?. Esto le dijo a Diego Levín en el programa de Pablo Vasco :


Diego Levín: "-¿Qué tal, Coria? Un gusto saludarla ¿Cómo le va?-"
Cristina Coria: "-¿Qué tal? muy buenos días…Es así, se trató este proyecto que en realidad son dos proyectos diferentes. Uno fue el proyecto que nuestro bloque había presentado el año pasado (…) trabajado también con el sector y dentro del espíritu de promover a la ciudad de Mar del Plata como un polo de atracción de inversiones de tipo inmobiliaria. Pero (…) es cierto que hay una diferencia entre aquel proyecto y el que ahora planteaba dentro de la Ordenanza Fiscal Impositiva el bloque de Acción Marplatense, ya que la propuesta inicial, (…) es que se siguiera pagando la TSU como se pagaba anteriormente, no que no se pague hasta la venta, que no es lo mismo, porque por allí en la situación anterior había un chalet o había algún otro tipo de edificación que pagaba una suma determinada. El proyecto lo que planteaba era que siguiera pagando esa suma hasta que bien se vendiera o se diera en uso de alguna manera o transcurrieran los dos años, lo primero que ocurriera. En el proyecto también, que acá está la segunda diferencia(…) eso quedaba abierto con un tope de dos años, por lo tanto, si había una venta se le estaba garantizando a quien comprara que hasta que se cumplieran los dos años no pagara y la verdad que eso no estaba de ninguna manera dentro del espíritu de la promoción de la construcción. Por allí eran las diferencias sustanciales, por eso entiendo que a la mayoría, en la última sesión le pareció razonable seguir trabajando sobre el nuestro.-"

Levín: "-Es decir, que el comprador también de una forma estaba eximido de pagar la TSU…-"
Coria: "-Claro, que eso, en realidad no tiene ningún sentido. Aquí la idea era darle el tratamiento de mercadería en stock al departamento que fue construido y no fue ni alquilado, ni vendido ni nada, o hasta que transcurriera un tiempo prudencial que se había entendido que eran dos años, pero eso como tope máximo. Si se vendía al otro día de construida, a partir de allí tiene que empezar a tributar como tributamos todos los vecinos del Partido de General Pueyrredon-".

Levín: "-¿Cómo cree que debe quedar entonces la nueva propuesta? ¿Cuáles deben ser los puntos principales como para que cumpla el mismo objetivo, en todo caso?-"
Coria: "-Yo creo que nuestro bloque ha mantenido la postura, y así lo ha manifestado en la última sesión, de seguir con la idea inicial que además nos parece razonable, (…) Y el tercer item, que también había sido objeto de tratamiento, que tiene que ver con que esta ventaja también se aplique a aquellas construcciones que en su momento fueron detenidas, y que hoy en realidad son un problema importante, En la ciudad hay estructuras que han quedado a medio terminar, lo cual no solo puede ser feo desde la estética, desde lo urbanístico, sino que también genera situaciones de inseguridad, de oscuridad, de abandono. Y bueno, creemos que también esto puede ser una buena ocasión para que esas construcciones a medio terminar se concluyan. Eso, nosotros también lo habíamos incluido y creo que había sido por sugerencia de la propia Secretaría de Obras, para ver si podemos colaborar con que algunas construcciones paralizadas tengan un final de obra, sean puestas en valor y sean puestas en funcionamiento-".

Levin: "-Coria, más allá de que estas propuestas sean analizadas y tengan unos objetivos que puedan ser interesantes, discutidos, lo que fuere ¿No debería inscribirse todo esto en algo por ahí más profundo o en todo caso, más de fondo?, por ejemplo, ¿Qué pasa con el tema del Código de Ordenamiento Territorial, qué pasa con algunas normativas que tienen relación con las construcciones de torres, sobretodo en zonas de la costa, como se viene realizando? ¿Todo esto no debería estar dándole el marco general primero a lo que después deberían ser algunos puntos particulares?-"
Coria: "-Si, puede ser que haya algunas cuestiones que, entiendo, que son una gran deuda, sobretodo la revisión integral del Código. Y digo la revisión integral porque parcialmente el Código es modificado de forma permanente. Todo el tiempo hay ordenanzas que de una u otra manera inciden sobre el código. Con el tema de las construcciones en la costa, yo, durante mi mandato siempre he sido muy crítica con las alturas sobre la costa. Me parece que todo el sector costero debe ser preservado y básicamente preservado de la sombra, que es la primera que atenta contra ese espacio como un espacio de paseo o de recreación, más allá de lo que es la playa específicamente. Si me parecen interesantes algunas propuestas que tienden a ver y que están enmarcadas en el Plan Estratégico. Hacia donde debe estar proyectada una ciudad que claramente tiene un perfil turístico, que claramente está en expansión y que si nosotros no deseamos que se sigan concentrando en alguna zona de la ciudad, creo que hay que generar otras alternativas. Si me preguntan a mí particularmente, el Sur sería una de ellas, pero son temas que seguramente van a seguir siendo trabajados-".

Levin: "-Seguro, Cristina Coria, le agradecemos esta comunicación…-"
Coria: "-No, por favor, que tengan muy buenos días…-"

El cono de sombra, hoy!

Con un método casero, pero efectivo, me dispuse a medir el cono de sombra de un edificio de 40 metros de altura. Claro, un par de días después me di cuenta de que la ordenanza permitiría edificios de 45 y hasta 50 metros, pero sirve como promedio.
El método no es otro que el del reloj de sol. Es decir, un listón de madera de 40 cm. de altura, firmemente adosado a una escuadra de carpintero, de modo que, al apoyarse en el suelo quedara a 90º. Los 40 cm del listón equivalen, en escala, a un edificio de 40 metros de altura: cada centímetro será un metro, y lo mismo ocurrirá con la sombra. Se coloca nuestro "edificio" sobre una superficie soleada cuya correcta nivelación se comprobó previamente y una vez por hora, se practica una marquita en el piso, que determinó el siguiente cono de sombra.

La parte mas oscura pertenece al periodo evaluado, aproximadamente desde las 9 a.m hasta las 18 durante dos días en que obtuve resultados parecidos. Al medir la longitud de cada marquita, se tiene la longitud de la sombra en cada hora. Según como esté ubicado el edificio, en algunos casos, la sombra asomará sobre la avenida recién pasadas las dos de la tarde. Es decir, mayor tiempo de sombra sobre las casas, y tengan en cuenta que, al haber varias torres, habrá casas que salgan de un cono de sombra e inmediatamente entren en otro. Vean en el siguiente cuadro las longitudes a cada hora:

Claro que todo esto cambia si el edificio en cuestión es mas alto, pero con una regla de tres simple se puede calcular fácilmente. El problema es que a mayor altura de los edificios, mayores probabilidades habrá de que la sombra, al menos alrededor de las 18, alcance lugares como las lagunas de Mogotes o la Reserva Natural. Sin embargo, el proyecto sigue allí en el Concejo.

jueves, 11 de marzo de 2010

El proyecto de Rizzi: Encontramos la trampa!

Un vecino me acercó el proyecto del Concejal Fernando Rizzi sobre las torres en Punta Mogotes. El mismo concejal también me lo prometió, pero lo conseguí primero por otro lado. La lectura arroja puntos muy oscuros, picardías sobre algunos de sus artículos que veladamente contribuirían a empeorar la situación, si ésta se concretase. Una especie de Caballo de Troya. Ya en los fundamentos previos, Rizzi sostiene que “Resulta claro que esta iniciativa no generará inconvenientes adicionales a los vecinos del sector, toda vez que como ya se expresó, hoy existen posibilidades de generar emprendimientos de 6 o 7 pisos. Con relación al cono de sombra, el mismo se proyectará sobre ambas manos y el espacio central de la avenida, sin afectar paseos ni playas. Y además se favorecerá claramente la tipología de perímetro libre, garantizando una mayor estética barrial y una mejor calidad habitacional.” Más allá de lo erróneo que resulta establecer como cierta una consideración meramente estética y que no entiendo porqué su resolución debería quedar en manos del concejal, las torres para Rizzi siguen teniendo una característica “mágica”: su cono de sombra sólo se proyectaría sobre la avenida, pero según el escrito no parece afectar a las casas linderas, sobretodo en horas de la mañana, y en esta época hasta pasadas las dos de la tarde. Y convengamos que una cosa es algunos conos de sombra de edificios de 6 o 7 pisos autorizados “oscuramente”, y otra muy distinta, cuadras enteras de sombras de edificios de al menos 12 pisos.
Pero vayamos a lo que se pretende autorizar. El proyecto fija tres tipos de construcciones, a saber: edificios “entre medianeras”, es decir, que ocupan todo el ancho del terreno, edificios “de semiperímetro libre”, que se caracterizan por dejar un espacio entre éstos y una de las medianeras, y edificios “de perímetro libre”, que ocupan el centro del terreno, dejando espacios alrededor. De esta última tipología, dicen los defensores del proyecto, que permiten el asoleamiento, que tienen mejor relación con el medio ambiente y con la calidad habitacional, etc. pero en realidad es preferida porque permite poner ventanas (es decir, vistas) hacia los cuatro lados del edificio y eso, sabemos, se traduce en dinero.
Ahora bien, tanto la primera de las características, la “entre medianeras”, como la segunda “de semiperímetro libre” se autorizarían con una planta baja libre (sin viviendas y como un lugar común) y 6 pisos máximo, o con planta baja libre y 10 pisos máximo, pero con menor profundidad sobre el terreno.
Paro la tercera categoría, la de “perímetro libre”, se permitiría planta baja libre y 12 pisos. Pero, y acá está lo raro, porque en un ítem que se titula “NOTA” y que no queda claro si es una nota a toda la ordenanza o sólo a la parte que se refiere a los edificios de perímetro libre y que alguna persona de no tan buena fe podría interpretar a su manera, se establece que: “La altura máxima de los pisos no podrá superar los tres metros (3,00m). No se tomarán como pisos en el cómputo de plano límite, los destinados exclusivamente y en toda su superficie, a estacionamiento vehicular o usos comunes. “
Es decir, el piso donde esté el quincho, el piso donde esté la pileta y el piso donde esté el estacionamiento, el piso donde esté la terraza, el piso donde esté el laundry, NO SE COMPUTAN COMO OTROS PISOS. Es decir que la ordenanza establecería que son doce pisos más los que se destinaran a esos espacios comunes, lo cual podría llevar los doce pisos a quince o más reales. Por ejemplo: ¿Y si alguien quiere hacer dos pisos de cocheras? Una trampita, una picardía de los autores del proyecto, para, además, suponernos estúpidos. ¿Porqué, por ejemplo, en vez de establecer la difusa medida de los pisos, no se limita la altura en metros, como ocurre con cualquier propiedad que se quiera construir en el barrio? De esa forma, doce pisos son 36 metros, ni uno mas. El mismo proyecto enuncia en uno de sus considerandos que la cantidad de emprendimientos edilicios están transformando muchas de las zonas de Mar del Plata y "en muchos casos los efectos son negativos, dado que se acude a procesos de densificación poblacional, cambio de las fisonomías de barrios tradicionales marplatenses, complejización de las relaciones de vecindad, alteración del asoleamiento, etc". Sinceramente, no entiendo porqué pretenden reparar algo con aquello que ellos mismos enuncian que lo destruye.

martes, 9 de marzo de 2010

Trujillo y el Plan Maitland

En 1800, el general escocés Thomas Maitland diseñó un "Plan para capturar Buenos Aires y Chile y luego emancipar Perú y Quito". El proyecto incluía un cruce de los Andes y era muy parecido a lo que luego concretó San Martín. Mas cerca de nosotros, el 7 de junio de 2007, en un artículo en La Capital, César Trujillo y otras entidades a las que "les interesa Mar del Plata" hablan de un plan casualmente muy, pero muy parecido a lo que estamos viendo hoy en día, pero en el "cruce de los Andes" a nosotros nos pasan por encima. Léanlo:

RECLAMAN UNA REVISION INTEGRAL DEL COT

Piden cambios en los indicadores de algunas zonas para favorecer inversiones inmobiliarias

La Uocra, el Centro y la Cámara de Constructores piden cambios en las ordenanzas para favorecer el desarrollo de proyectos inmobiliarios en La Perla, Punta Mogotes, Alem y el Puerto. Aseguran que existen inversores con proyectos concretos para estas zonas, en las que existen restricciones para edificar edificios o grandes superficies.


El sostenido crecimiento que continúa experimentando la industria de la construcción está alimentando los pedidos para que sean modificados los indicadores urbanísticos de algunos sectores de la ciudad, que despiertan un creciente interés en los inversores. Esta semana la Unión de Obreros de la Construcción les adelantó a algunos concejales su intención de que el Código de Ordenamiento Territorial (C.O.T) sea revisado de manera íntegra para permitir que se realicen obras de envergadura en lugares donde en la actualidad existen restricciones.
"El código está desactualizado; es una legislación de otra época que debe ser modernizada", le dijo a LA CAPITAL el secretario general del gremio, César Trujillo.
Según explicó, actualmente hay "muchos interesados" en desarrollar edificios, hoteles, oficinas y centros comerciales en lugares en los que el C.O.T es sumamente restrictivo, e impide la construcción en altura o de grandes superficies. "En este momento hay muchas posibilidades y personas con dinero dispuestas a invertir, pero si en Mar del Plata no se facilitan las cosas estas oportunidades se van a perder porque van a llevarse sus proyectos a otras ciudades", advirtió Trujillo.
Según el titular de la Uocra local, existen zonas con un "gran potencial" que desde hace tiempo están en la mira de los empresarios. Los sectores más atractivos son La Perla, Punta Mogotes, la calle Alem y la avenida Juan B. Justo, entre Martínez de Hoz y Edison. Pero "los proyectos que existen para estos lugares se encuentran trabados porque los indicadores obstaculizan todo", aseguró.
Trujillo se mostró consciente de que intentar modificar el C.O.T puede dar lugar a una polémica con los vecinos y algunos sectores dispuestos a resistir los cambios.
Pero aseguró que tanto la Uocra como la Cámara de la Construcción y el Centro de Constructores cuentan con argumentos válidos y convincentes para poner sobre la mesa.
(Nota del redactor: estamos esperando esos argumentos)
Por lo pronto, estas tres instituciones presentarán sus propuestas el martes en la comisión de obras del Concejo Deliberante.
"Hace tiempo que venimos trabajando en esto y un grupo de ingenieros va a exponer estas ideas. La intención es mostrarles a los concejales la necesidad de crear una legislación acorde a los tiempos", sostuvo.
(...)Entre los proyectos en danza que podrían garantizar una intensa actividad para el gremio durante los próximos años, figura la construcción de un complejo de edificios en Juan B. Justo y Edison, sobre la manzana donde funcionaba el Súper Domo.
A pesar de que en la actualidad ese sector se encuentre en un estado de total abandono, hay quienes reconocen sus potencialidades ya que se encuentra frente al golf y posee una vista panorámica excepcional de Playa Grande y el puerto.
La calle Alem, entre las avenidas Juan B. Justo y Paso, también es un sector atractivo, donde al margen de las torres que están en plena etapa de obra, existen proyectos para edificar otras tres propiedades horizontales a partir de los próximos meses.
Según Trujillo, Punta Mogotes también aparece como una zona interesante para levantar torres con vista al mar, sin generar conos de sombra sobre la playa. Pero en este caso el C.O.T también surge como un obstáculo.
La semana pasada el intendente Daniel Katz vetó una controvertida ordenanza que modificaba los indicadores urbanísticos de ocho manzanas del barrio La Perla, en la que se admitía la construcción de edificios de altura.
El jefe comunal decidió dar marcha atrás con esa disposición a causa del rechazo de los vecinos, pero al mismo tiempo pidió que la iniciativa sea reconsiderada y consensuada para ponerla en práctica más adelante. "Nosotros lamentamos que lo de La Perla no se haya aplicado, porque en definitiva iba a permitir que se construyeran edificios de cuatro pisos y eso no le hace daño a nadie y nos iba a dar trabajo. En este caso también tenemos ideas para aportar y esperamos que los indicadores de ese barrio también se cambien para favorecer a la zona", argumentó Trujillo.

lunes, 8 de marzo de 2010

¿Y la ley, qué dice?

Los vecinos de Ramos Mejía mencionaron la ley de Medio Ambiente, que fuimos a consultar. Esto dice ¿Algún juez nos lee?

LEY 25675 DE POLITICA AMBIENTAL

Participación ciudadana
ARTICULO 19.- Toda persona tiene derecho a ser consultada y a opinar en procedimientos administrativos que se relacionen con la preservación y protección del ambiente, que sean de incidencia general o particular, y de alcance general.
ARTICULO 20.- Las autoridades deberán institucionalizar procedimientos de consultas o audiencias públicas como instancias obligatorias para la autorización de aquellas actividades que puedan generar efectos negativos y significativos sobre el ambiente.La opinión u objeción de los participantes no será vinculante para las autoridades convocantes; pero en caso de que éstas presenten opinión contraria a los resultados alcanzados en la audiencia o consulta pública deberán fundamentarla y hacerla pública.
ARTICULO 21.- La participación ciudadana deberá asegurarse, principalmente, en los procedimientos de evaluación de impacto ambiental y en los planes y programas de ordenamiento ambiental del territorio, en particular, en las etapas de planificación y evaluación de resultados.

Basta de torres en Ramos Mejía ¿Lo que vendrá en Mar del Plata?


Con la clara consigna «basta de edificios» como emblema, varios cientos de vecinos marcharon por las calles de Ramos Mejía. Las movilizaciones se vienen realizando todos los martes a las 20 horas.
Su indignación se ha elevado mucho más que el costo del metro cuadrado ante lo que consideran una seria amenaza a su privacidad, a su calidad de vida y a su patrimonio.
Han presentado numerosas denuncias en la justicia y ante las autoridades municipales reclamando que se detenga la construcción de edificios en barrios que hasta hace muy poco tiempo eran residenciales y de casas bajas, construcciones que por otro lado entienden que son totalmente ilegales, que violan numerosas leyes y que son el resultado de acuerdos entre el sector inmobiliario, que ve la oportunidad de realizar grandes negocios, y los funcionarios.
Los vecinos afirman que el desarrollo edilicio que se está llevando adelante sin ningún tipo de planificación viola tanto la ley de suelos que establece hasta cuánto se puede construir por manzana, como la ley de medio ambiente que le otorga el derecho a los habitantes de elegir la fisonomía del barrio en que viven. También consideran ilegítima la ordenanza 7.420 de 1981 que modificó el código de urbanismo.

Según relevamientos que han hecho en algunas manzanas, en cada torre que se levanta van a vivir más personas que las que antes habitaban en toda la manzana.
La perdida de la privacidad en el interior de las viviendas es notable. Desde las ventanas de los pisos altos queda a la vista todo lo que sucede en los patios de las casas. Por otro lado, el cono de sombra que proyecta cada uno de estos edificios, afecta sensiblemente la posibilidad de recibir los rayos del sol. Además los vecinos afirman que algunas de estas moles de cemento se están construyendo sobre arroyos entubados sin que se hagan estudios que garanticen que el terreno está preparado para soportarlo.
También hay temor de que se agrave el ya de por sí delicado suministro de agua y que colapse el sistema cloacal que tiene 50 años y nunca se le han hecho mejoras. Otro problema que consideran ligado a este auge constructivo es que cuando llueve las calles cada vez se inundan más rápido.
Todo esto hace que las propiedades linderas a las nuevas torres hoy valgan la mitad de lo que valían antes de que estas se levantaran lo que implica un grave perjuicio patrimonial.
Por todo esto reclaman que se detenga la construcción de los edificios torre que están en marcha y que no se otorguen nuevos permisos. También exhortan a los vecinos a no vender sus casas y a no dejarse presionar ni engañar por aparentes compradores que adquirirían su vivienda para habitarla y terminan siendo la pantalla de un proyecto inmobiliario.

sábado, 6 de marzo de 2010

Ah, bue...El concejo modificó el código para la preservación patrimonial.

Una falta de respeto total al ciudadano. Ahora el que va a decidir si una casa es de interés patrimonial de toda una ciudad es el dueño. Pero si la torre de Matheu y la Costa ya se hizo! Espero que alguna vez, Ambición Marplatense pague por el estado en que va a dejar la ciudad.

viernes, 5 de marzo de 2010

El impacto de las torres

Problemas que generan las torres o edificios de perímetro libre.
Se trata de un informe de la Asociación Civil por la Reseva Ecológica Costanera Sur

"La cultura tecnológica está obligando al hombre a vivir en cárceles confortables, en inmensos laberintos sin horizontes, hechos de cemento, hierro y cristal."
Félix Rodríguez de la Fuente


El desarrollo urbano y las actividades propias de aglomeraciones aportan cuotas de contaminación que impactan en distintas escalas, con diversos grados de importancia y temporalidad a nivel local, regional y mundial. Dichos impactos afectan directamente la calidad de vida de los habitantes y contribuyen, adicionalmente, al cambio climático de creciente preocupación a nivel mundial. La emisión de gases que contribuyen al efecto invernadero e intensifica el calentamiento global, si bien son fenómenos conocidos, todavía no provoca impactos locales suficientemente evidentes como para lograr los cambios necesarios en las políticas de desarrollo urbano sostenible.

Principales Impactos

Impacto visual - ruptura de la masa edificada convencional, produciendo un perfil urbano irregular.
Impacto eólico -aumento excesivo de la velocidad de viento a altura peatonal
Impacto solar - excesivo asoleamiento en los espacios urbanos

Impacto Global

A su vez generan un gran impacto en el ambiente global por la energía utilizada para proveer a los edificios de los servicios necesarios y de la energía contenida en los materiales utilizados en la construcción.
El consumo de energía que supone mantener los ambientes interiores en unas condiciones adecuadas es el gasto energético más importante de los edificios, y causa uno de los mayores impactos sobre el medio ambiente, ya que se produce durante todo el período de funcionamiento de los mismos. (cambio climático - efecto invernadero).
El uso intensivo de aire acondicionados y la falta de ventilación provocan el síndrome de edificio enfermo.

Islas de calor

Las islas de calor urbano, que se crean por efecto del calor sobre el pavimento y los edificios de las grandes ciudades costeras, hacen que el aire caliente suba e interactúe con las brisas marinas, hecho que crea lluvias más frecuentes y más fuertes en las ciudades y en los espacios donde llega el aire.
Según la NASA, las zonas urbanas con las concentraciones más elevadas de edificios, autopistas y otras superficies artificiales retienen el calor, lo cual hace que las temperaturas de los alrededores suban y se creen islas de calor. El aire caliente que se eleva, ayudado por las altas temperaturas, puede ayudar a producir nubes lo cual provoca más lluvias en torno a las ciudades. Los edificios de diferentes alturas hacen que los vientos converjan y los conducen hacia arriba, lo cual facilita la formación de nubes.

Impacto Regional

Pueden saturar y colapsar los equipamientos e infraestructuras existentes en determinados sectores de la ciudad, dando como resultado desabastecimiento de agua, problemas energéticos, saturación peatonal, mala ventilación, smog, como así también degradación de las características naturales que sustentan a la misma.

La utilización de las calderas y sistemas refrigerantes (de edificios) y sus instalaciones producen ruidos tonales, que por la altura a la cual estarán colocados se desplazarán más fácilmente dentro de la ciudad y se favorecerán aún más con vientos entrantes.

Al exceso de luminosidad, y a la reflectancia de los edificios cubiertos de vidrio espejo que se comportan como superficies bruñidas, cuyos rayos aceleran proceso de cataratas oculares.

Las torres son iluminadas en su parte exterior, reduciendo la confortabilidad del sueño de habitantes y vecinos.

Por su altura pueden ser usados para antenas transmisoras de la telefonía celular móvil produciendo radiación electromagnética no ionizante, de gran riesgo para la salud humana.

Impacto Social

Los impactos ambientales influencian claramente el uso de los espacios urbanos adyacentes a dichos edificios y modifican las acciones y actividades culturales, comerciales, recreativos, etc., relacionadas con la vía pública. La discontinuidad del frente de vidrieras, combinada con fuertes aceleraciones de viento en invierno y carencia de sombra en verano desalienta a los peatones y al 'usuario de ciudad'.
Produce la fragmentación social: Los habitantes de las torres amuralladas entran y salen con su auto de vidrios oscuros, no se relaciones con los otros vecinos y viven en su isla de confort.

Perdida de Identidad Cultural
Un no lugar es un sitio que carece de identidad propia. Es algo que puede estar en cualquier lugar del mundo, porque no pertenece a la cultura local. Por ejemplo, un shopping o un aeropuerto son idénticos con independencia del país en el que nos encontremos.

El caso de Puerto Madero es sugestivo, porque los viejos docks le dieron una fuerte identidad inicial, que ahora está perdiendo a medida que se levantan nuevas torres, idénticas a las que podrían levantarse en Nueva York o en Hong Kong. Además, los no lugares son maneras de privatizar los espacios públicos. Esta privatización del espacio público no tiene por qué ser económica o jurídica. Es decir, que no hace falta vender un espacio público para privatizarlo. También se lo puede privatizar culturalmente, si se le da un signo diferente al de nuestra identidad cultural.


Fuentes:

Investigación del impacto urbano y efectos ambientales de los edificios en torre, en las ciudades de Resistencia y Corrientes, compatibles con un desarrollo urbano sustentable
Valdés, Paula - Echechuri, Héctor A. - Tripaldi, Gustavo
Cátedra Arquitectura III. Unidad Pedagógica “C” - Facultad de Arquitectura y Urbanismo - UNNE.
FORMA EDILICIA Y TEJIDO URBANO: EVALUACION DE SUSTENTABILIDAD
Silvia de Schiller.
Centro de Investigación Hábitat y Energía
Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad de Buenos Aires

Roberto Goycoolea Prado, urbanista: "Las torres son el prototipo de una ciudad neoliberal”

En Página/12 del 30 de junio de 2007 encontramos esta interesante nota que nos hace reflexionar acerca de si las cosas en nuestra ciudad se están haciendo realmente bien o exactamente al revés:

El especialista español en revitalización de cascos históricos calificó como un “disparate” la construcción de torres frente a la Reserva Ecológica y sostiene que son “los vecinos los que deben decidir en qué ciudad quieren vivir y no los políticos”. Sugiere que Buenos Aires, además de edificios, debe “preservar su modo de vida, que es la del café”.

Por Eduardo Videla

“Los edificios en torre son el prototipo de una ciudad neoliberal, donde el Estado ha dejado en los particulares el control del espacio público”, dice Roberto Goycoolea Prado, director de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares, España. Especialista en preservación de cascos históricos, estuvo en Buenos Aires para participar en las Terceras Jornadas Internacionales sobre experiencias de Revitalización de Cascos Históricos, que organizó el Ministerio de Cultura porteño. Goycoolea cuestiona la experiencia porteña de las torres de Puerto Madero, a las que califica como un “disparate”, porque “han roto el paisaje histórico de la ciudad”. En una entrevista con Página/12, el especialista sostiene que el automóvil “es un enemigo de la ciudad, porque anula los espacios de sociabilización: donde hay autos no se puede reunir gente”. Y explica las nueva tendencias, que apuntan a recuperar, además de los edificios, “las estructuras sociales”.

–¿Qué dificultades han tenido en el proceso de recuperación de cascos históricos en España?
–La restauración del patrimonio en España ha pasado por distintas fases: la recuperación de monumentos, de edificios puntuales, hasta terminar en la restauración de que intenta recuperar cascos históricos, y últimamente está la idea más amplia de recuperar estructuras sociales, relaciones, paisajes urbanos en el sentido amplio del termino.

–¿Cómo se recupera una estructura social?
–Por ejemplo, evitando que los cascos históricos queden sin viviendas, que cambien de uso. Un fenómeno que ocurre mucho es que empresas compren edificios históricos para usarlos como oficinas, o el área se transforme sólo en una zona turística, sin relación con la vida de la ciudad. Hay un fenómeno muy difícil de contener si no es con una subvención pública: cuando se mejora un barrio aumenta la plusvalía y se expulsa al habitante pobre. Entonces, para mantener los tejidos sociales, hay un subsidio del ayuntamiento para que esas personas no se vayan de los centros históricos.

–¿Qué límites debe tener el reciclado para hacer una construcción nueva a partir de una edificación vieja?
–En Madrid, el casco histórico es una construcción de mediados del siglo XIX, construida con una serie de elementos que hoy son insostenibles: carpintería de mala calidad, sin baños, sin cocinas equipadas, donde hay que hacer las instalaciones eléctricas nuevas. Y también han cambiado las estructuras familiares, con menos hijos. Lo importante es que esta rehabilitación no se convierta en una caricatura, lo que se llama el fachadismo: donde solo se conservan las fachadas pero nada de las estructuras interiores. Es cierto que a veces las estructuras son muy antiguas y hay que actuar sobre el patrimonio. Pero más importante que las rehabilitaciones puntuales es la recuperación de la ciudad histórica como modelo de la ciudad a vivir, contrapuesto a lo que es la ciudad moderna que se expande en la periferia: no es lo mismo vivir en un centro histórico que vivir en un barrio de bloques de vivienda.

–¿La idea de preservación está instalada en España o aún se debate hasta dónde se conserva y hasta dónde se demuele para hacer obras nuevas?
–El tema está bastante consolidado en los centros históricos. El problema es en las periferias y tampoco estamos libres de algunas actuaciones inmobiliarias. Ocurre que el mejoramiento de los centros históricos ha supuesto una subida de los precios de las viviendas, por lo tanto, una disminución del número de habitantes, puesto que las familias se tienen que ir y sólo quedan personas solas. Se produce un envejecimiento de la población, que solo se está recuperando ahora con la inmigración.

–¿En qué medida afecta en Madrid la ocupación de viviendas abandonadas y su degradación por falta de mantenimiento?
–Hoy en Madrid hay un fenómeno de okupas muy importante. Tampoco hay que olvidar que la vivienda es una forma de inversión patrimonial. Hay muchos dueños de edificios que los están dejando que se arruinen, están dejando que los ocupen para que se destruyan más rápidamente. Ha salido una figura legal por la que el Ayuntamiento, si un edificio está a punto de convertirse en ruinas, puede obligar al propietario a actuar sobre la edificación y, si no lo hace, expropiar. Esto se hace para evitar la especulación, que se compren pisos y esperar que se deterioren, que lo declaren en ruinas para hacer un edificio nuevo, porque es más rentable hacer una obra nueva que restaurar. Por eso el apoyo del Estado siempre es necesario, bien mediante desgravaciones fiscales o ayuda directa. Porque lo que hay que plantearse es que la conservación del patrimonio no es para el individuo sino para la ciudad. El Ayuntamiento debe intervenir porque los cascos históricos generan riqueza.

–¿Se refiere a los ingresos por turismo?
–No solamente. Buenos Aires atrae mucha gente del Gran Buenos Aires que viene al teatro, a restaurantes y a librerías.

–¿Cómo ve el trabajo que se está haciendo en Buenos Aires en materia de preservación?
–Hay una situación en las ciudades latinoamericanas de períodos de mucha riqueza y períodos de gran pobreza. En los países emergentes, las prioridades no pueden ser como en Europa, actuar sobre una ciudad consolidada, sino que a la vez hay que ir creando la ciudad. Son ciudades en crecimiento, frente a las ciudades estancadas de Europa. Aquí el trabajo de preservación del patrimonio ha empezado relativamente tarde: la Dirección de Patrimonio es de 1999 o 2000. Son situaciones muy nuevas que están utilizando la experiencia europea que ya lleva décadas, adaptándola a la situación local. Es complicado porque aquí queda poco por conservar, los cascos históricos han sido muy destruidos. Pero el manejo que se está haciendo en San Telmo es muy interesante. Creo que la ciudad de Buenos Aires debería insistir, además, en la conservación de un modo de vida, que es la del café, que no sólo es propio del centro histórico sino de toda la ciudad, controlando la instalación de los grandes centros comerciales, manteniendo la vivienda dentro de los barrios, y un sistema de transporte que facilite la accesibilidad.

–En Buenos Aires, muchos vecinos se resisten a la construcción de torres porque afectan la fisonomía de los barrios de casas bajas, ¿cómo debería abordarse este fenómeno?
El fenómeno de las plusvalías inmobiliarias es lo que más ataca no solo a los centros históricos sino a la ciudad en general. Hay que plantear qué tipo de ciudad se quiere, y las torres representan un tipo de ciudad que no se ha mostrado más eficiente que ciudades con alturas de 8 a 10 plantas. No ha traído beneficios de ningún tipo: no son más baratas de construir, al contrario. Es mucho mejor una ciudad en alta densidad con baja altura que una ciudad con torres. Porque las torres generan presiones sobre el entorno: se destruye un paisaje, una intimidad, una manera de vivir, se generan conos de sombras... Las torres son el prototipo de una ciudad neoliberal, donde el Estado ha dejado en los particulares el control del espacio público, lo cual es un disparate. Hay que tener en cuenta que la ciudad es pública y es de todos, no puede quedar en manos de un especulador sumado a unos funcionarios corruptos. El ciudadano tendría que poder decidir sobre lo que pasa en su barrio, porque lo que ocurra 30 metros más allá de su casa también es su barrio, no es el barrio del político. Esa es una idea que se impuso en los últimos años, la de considerar a la ciudad solo como un bien económico y no como un bien social, que es en definitiva lo que es.

–En Buenos Aires, Puerto Madero combina recuperación de edificios con valor histórico con negocio inmobiliario. ¿Qué opinión tiene de este fenómeno?

Puerto Madero es una iniciativa muy interesante, con una primera fase de recuperación muy importante, pero que no ha terminado de cuajar por dos cosas: no hay una vinculación clara con el centro histórico, no hay una pasarela peatonal: a Puerto Madero hay que ir, no se llega. No es como el Congreso, adonde uno llega paseando. Y segundo, lo que me parece un disparate, es la aparición de las torres frente a la Reserva Ecológica, que rompen el paisaje tradicional de la ciudad, el horizonte y el río. Han roto la imagen histórica. En definitiva, es una privatización del paisaje, que es un bien público. Esa consideración de que solo importa la propiedad del terreno no puede ser. El caso de estas torres es el ejemplo típico de lo que no se debería hacer en una ciudad.

–¿En qué medidas afectan el tránsito y el transporte público la preservación del casco histórico?

El problema del tráfico no tiene solución desde un punto de vista neoliberal, de que cada uno puede tener su coche y entrar a la ciudad. Las ciudades se construyeron en una época en que no había coches, y no se pueden expandir. Un coche ocupa muchísimo espacio, un estacionamiento normal son 25 metros cuadrados. La política a implementar debe ser un mejoramiento del transporte público de superficie, del metro y del taxi, y una restricción cada vez mayor al acceso al casco histórico. Londres y Munich, líderes en este sentido, cobran un peaje por entrar y si quieres entrar con un coche en el centro tienes que demostrar que tienen un estacionamiento. El tránsito no sólo se deteriora el casco histórico: el coche es un enemigo de la ciudad, es un instrumento estupendo, pero anula los espacios de sociabilización: donde hay muchos autos no se puede reunir gente.